Programa especializado en terapia de alimentación

¿Qué es disfagia o un problema de alimentación?

Los niños con problemas de alimentación tienen una dieta restringida y rechazan alimentos por texturas, sabor o temperaturas. Muchos de estos niños se alimentan solo con líquidos o purés y el momento de alimentarse es uno traumático. Los niños con problemas de alimentación pueden tener problemas para mantener su peso y dificultad para el desarrollo del habla.

Indicadores de un posible problema de alimentación o disfagia

  • dieta limitada, solo comeciertos alimentos
  • se arquea tose o vomita con facilidad cuando come
  • rechaza alimentos sólidos, acepta solo alimentos blandos
  • problema para mantener el peso que se espera para su edad
  • no logra masticar carnes ni alimentos duros
  • requiere que se le corten los alimentos en pedazos bien pequeños
  • se torna irritable al momento de comer
  • muy lento para comer, puede tardarse más de 30 minutos
  • se babea cuando come
  • frecuentemente escupe los bocados de comida
  • no logra comer solo
  • no puede limpiarse residuos de alimentos de los labios con la lengua
  • puede mantener en los cachetes residuos de comida por horas y no puede sacarlos con la lengua
  • prefiere alimentarse con botella infantil (biberón) que con alimentos sólidos
  • posibles problemas para articular los sonidos del habla

Si su niño presenta uno de estos indicadores, debes procurar cuanto antes una evaluación en nuestra Clínica, es el paso inicial más importante.

El programa para niños con problemas de alimentación o disfagia incluye:

  • Terapia sensorial promotor
  • Terapia de colocación oral
  • Terapia miofuncional
  • Terapia de alimentación para aumentar la variedad de ingesta de alimentos

Sus beneficios

  • aumento en variedad de ingesta de alimentos por sabor, textura, temperatura, cualidades visuales (color) y olfativas (olor)
  • desarrollo de unas buenas destrezas de masticación
  • desarrollo de cierre bilabial y control salivar
  • aumento en la cantidad de alimentos que ingiere y, por consecuencia, de peso
  • normalización de la sensación oral y por ende, disminución de episodios de tos, arqueo y vómitos al comer
  • eliminación de hábitos inmaduros, como el ingerir líquidos en botella infantil
  • aumento en la rapidez con que ingiere alimentos
  • un mejor desarrollo del habla